D: S&N Asociados S.A. de C.V.

Tesla se esfuerza por recuperar la credibilidad en China
TECNOLOGIA | | 2021-04-07 |
Agencias.- El mercado chino para Tesla se encuentra en un lago de incertidumbre y preocupación, a causa de los señalamientos por parte del gobierno de ese país hacia la firma automotriz, respecto al uso de las cámaras en los vehículos para el espionaje. Ante esto, y con el fin de aminorar la polémica, la empresa dijo en sus redes sociales chinas que las cámaras no se activan fuera de Norteamérica.

Learn more
“Incluso en Estados Unidos, los propietarios de automóviles pueden elegir libremente si desean activar el uso del sistema de cámaras. Tesla está equipado con un sistema de seguridad de red con niveles de seguridad líderes en el mundo para garantizar la protección de la privacidad del usuario”, escribió la compañía en su cuenta oficial de Weibo, una red social china parecida a Twitter.

Desde hace unas semanas, la empresa de Elon Musk se encuentra en medio de la tempestad en China, pues el ejército prohibió que sus automóviles ingresaran a los complejos militares, debido a preocupaciones en torno a la seguridad de las cámaras que incluyen la posibilidad de que las imágenes captadas sean enviadas a los Estados Unidos.

Las restricciones se originaron mientras diplomáticos chinos y estadounidenses celebraban una reunión en Alaska, la cual fue la primera interacción entre este tipo de personas desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumió el cargo en enero.

El impacto que esta serie de señalamientos pueden tener para la automotriz son de suma relevancia, pues China es un mercado clave para los vehículos eléctricos y tan sólo durante el 2020, vendió cerca de 150,000 automóviles ahí, lo cual representa alrededor del 30% de su total global.

Además, en este país el sector de los autos eléctricos está sumamente competido y esta situación podría perjudicar el desarrollo de Tesla frente a otras empresas Xpeng, una de las más populares en el mercado.

Sobre el tema también se ha pronunciado el propio Musk, quien poco después de que surgieran los primeros informes sobre la prohibición enfatizó las motivaciones comerciales de la compañía para proteger la privacidad del usuario.

"Hay un incentivo muy fuerte para que seamos muy confidenciales con cualquier información. Si Tesla usó autos para espiar en China o en cualquier lugar, nos cerrarán", concluyó Musk en su participación en el Foro de Desarrollo de China, una reunión empresarial de alto nivel organizada por una fundación dependiente del Consejo de Estado en Pekín a mediados de marzo.

La problemática en China es una de las más relevantes para Tesla, pero no ha sido la única, pues a inicios del mes pasado, una startup de seguridad que presta servicios a la compañía sufrió una vulneración masiva de 150,000 de sus cámaras por parte de un grupo de hackers.

Tras el ataque, los piratas informáticos mostraron a Bloomberg haber tenido acceso a un almacén de la compañía en Shangai, China, en donde era posible ver a trabajadores en una línea de ensamblaje. No obstante, ese no fue el único sitio al que tuvieron acceso, pues también declararon haber invalidado más de 200 cámaras en los almacenes y fábricas de la empresa.
EL CLIMA
VIDEO